Peg "Domingo Faustino Sarmiento"

$149,99

Hasta 12 cuotas
Entregas para el CP: Cambiar CP

Conocé nuestras opciones de envío

SARMIENTO (1811 - 1888)

Sarmiento nació el 15 de febrero de 1811 en el Carrascal, uno de los barrios más pobres de la ciudad de San Juan. Al terminar la primaria, su madre quiso que estudiara para sacerdote en Córdoba, pero se negó y tramitó una beca para seguir sus estudios en Buenos Aires. Ésta le fue negada y se quedó en San Juan como testigo de las guerras civiles que asolaban la provincia. Se exilió en San Luis junto a su tío, José de Oro, con quien fundó una escuela, primer contacto de Sarmiento con la educación. Poco después, regresó a su provincia natal y comenzó a trabajar en la tienda de su tía.

En 1827 se produjo la invasión a San Juan de los montoneros de Facundo Quiroga. Decidió oponerse incorporándose al ejército unitario del General Paz con el grado de teniente, participando en varias batallas. Facundo parecía imparable y Sarmiento decidió exiliarse en 1831 en Chile. Allí se empleó como maestro en una escuela en Los Andes.

5 años después pudo regresar a San Juan y fundó su primer periódico, El Zonda. El gobierno sanjuanino no estaba de acuerdo con sus críticas y, como una forma de censurarlo, le aplicó un impuesto exorbitante que nadie podría pagar, provocando su cierre en 1840. Volvió a Chile y desde allí fundó dos nuevos periódicos: La Tribuna y La Crónica, desde los que atacó duramente a Juan Manuel de Rosas.

“Sarmiento pensaba que el gran problema de la Argentina era el atraso que él sintetizaba con la frase “civilización y barbarie”. Como muchos pensadores de su época, entendía que la civilización se identificaba con la ciudad, con lo urbano, lo que estaba en contacto con lo europeo, o sea lo que para ellos era el progreso. La barbarie, por el contrario, era el campo, lo rural, el atraso, el indio y el gaucho. Este dilema, según él, sólo podía resolverse con el triunfo de la “civilización” sobre la “barbarie”.”

En 1862 asumió el General Mitre como presidente y Sarmiento como gobernador de San Juan. Dictó una Ley Orgánica de Educación Pública que imponía la enseñanza primaria obligatoria y creaba escuelas para los diferentes niveles de educación como el Colegio Preparatorio, más tarde llamado Colegio Nacional de San Juan, y la Escuela de Señoritas, destinada a la formación de maestras.

Mientras Sarmiento estaba en los Estados Unidos (a pedido del presidente Mitre), se aproximaban las elecciones y un grupo de políticos lo postuló para la candidatura presidencial. Los comicios se realizaron en abril de 1868 y el 16 de agosto, mientras estaba de viaje hacia Buenos Aires, el Congreso lo consagró presidente de los argentinos. Asumió el 12 de octubre de ese año. Durante su presidencia se fundaron 800 escuelas y los institutos militares Liceo Naval y Colegio Miliar.

Durante su gobierno se tendieron 5.000 kilómetros de cables telegráficos e inauguró la primera línea telegráfica con Europa. Modernizó el correo y se enfocó en la extensión de las líneas férreas. Pensaba que el tren debía ser el principal impulsor del mercado interno, uniendo las distintas regiones entre sí para fomentar el comercio nacional. Lamentablemente, éstos no eran los planes de las compañías británicas inglesas, cuyo interés estaba en llevar los productos del interior al puerto de Buenos Aires y de allí exportarlos a Londres. En lugar de crear un modelo ferroviario interconectado, se construyó uno sin conexiones entre las regiones y dirigido al puerto.

Entre las múltiples obras de Sarmiento hay que mencionar la organización de la contaduría nacional y el Boletín Oficial que permitieron a la población en general, conocer las cuentas oficiales y los actos de gobierno. Creó el primer servicio de tranvías a caballo, diseñó los Jardines Zoológico y Botánico. Al terminar su presidencia 100.000 niños cursaban la escuela primaria.

Al finalizar su mandato en 1874, Sarmiento se retiró de la presidencia pero no de la política. En 1875 asumió el cargo de Director General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires y continuó ejerciendo el periodismo desde La Tribuna. Poco después fue electo senador por San Juan.

Durante la presidencia de Roca ejerció el cargo de Superintendente General de Escuelas del Consejo Nacional de Educación. En la época en que Sarmiento fomentaba la educación popular, el índice de analfabetos era altísimo. Le costó muchísimo convencer a los poderosos de que les convenía la educación popular y recién en 1884, logró la sanción de su viejo proyecto de ley de educación gratuita, laica y obligatoria, que llevará el número 1420.

En el invierno de 1888 se trasladó al clima cálido del Paraguay junto a Aurelia Vélez, la hija de Dalmacio Vélez Sarsfield, autor del Código Civil. Aurelia fue la compañera de Sarmiento durante los últimos años de su vida. Murió el 11 de septiembre de ese año, en aquel país, como su hijo Dominguito.

Dimensiones: 3 x 6,5 Cm.



Edad recomendada: + 3 años



Utilizar bajo la supervisión de un adulto teniendo en cuenta la edad recomendada. Este producto no es adecuado como un juguete para morder o masticar.

COMPRÁ Y RECIBILO EN TU CASA

Hacemos envíos a todo el país con OCA. Dentro de CABA podés optar por GLOVO.